miércoles, 3 de diciembre de 2008

La Nueva Mente del Emperador

Tuve la suerte de asistir el curso pasado a las dos conferencias que dió Roger Penrose, eminente matemático-físico británico, en la Universidad de Granada el pasado curso. La verdad es que me dejó maravillado: ayudándose de unas maravillosas transparencias dibujadas a mano por él mismo, expuso todo el transfondo de su teoría acerca de la mente. Un resumen, al fin y al cabo, de su libro La Nueva Mente del Emperador, de 1989, el cual compré y me firmó.
Hace unos días me terminé dicho libro y, la verdad, me ha dejado impresionado. A través de unas 650 páginas va construyendo las bases para establecer una diferencia clara entre la mente humana y cualquier proceso algorítmico. Así, comienza hablando de las máquinas de Turing y de la IA, para luego pasar a la computabilidad matemática, al conjunto de Mandelbrot y al teorema de Gödel. Hace además un extenso resumen de la física, tanto clásica como cuántica, pilares necesarios para los capítulos dedicados a la cosmología, la flecha del tiempo y la gravitación cuántica. Por último, hace un análisis del cerebro humano y expone su teoría sobre el proceso mental. Todo ello de una forma muy amena, llevándote a descubrir infinidad de cosas.
De todas formas, recomendaría este libro a gente que se defienda con la Física, ya que a pesar de que expone un resumen de toda la materia, es imposible asimilar tanta información en tan poco tiempo. De hecho, he de reconocer que en el capítulo de mecánica cuántica me he perdido un poco (desgraciadamente, me falta base), aunque también he aprendido muchas cosas nuevas. Si se cumple este requisito (y se tiene interés), se trata de una lectura agradable, pues, al margen de la teoría que pretende justificar, Penrose deja ver su experiencia y su dominio del tema, explicando los conceptos de forma sencilla y con muchos ejemplos y dibujos suyos, planteando la necesidad de encontrar una nueva teoría física que aúne la relatividad de Einstein con la mecánica cuántica, lo que le lleva a hacer conjeturas acerca de la naturaleza de dicha teoría, esperanzado en la investigación en relación con la gravitación cuántica. Y no hay que preocuparse por que se escribiese hace 18 años: prácticamente todo lo que trata no ha cambiado mucho en este periodo (excepto pequeños detalles, como que el último teorema de Fermat ya está demostrado).
En definitva, un magnífico y muy recomendable libro para aquellos a los que le interese la ciencia y quieran saciar su curiosidad.

1 comentario:

Jocántaro dijo...

Frikazo xD